23 enero, 2009

Vida nueva


¿Qué puedo decirte que no te haya dicho?
¿Hay acaso algo que pueda permanecer para ti escondido?
¿Qué rincones de mi alma están ocultos,
qué recuerdos velados están allí dormidos?

Todo lo sabes, Señor, me conoces,
escudriña mi corazón más allá de mis sentidos,
ilumina con tu luz esos resquicios oscuros
y ayúdame a sanar lo que alguna vez fue herido.

Esas viejas llagas que aún supuran
y destilan su amargura empañándome el gozo,
cúralas, Señor, porque me atormentan,
necesito que las sanes para hallar reposo.

Ayúdame a perdonar como tú perdonas,
y a aceptar tus promesas sin reservas,
a fundir mi corazón en tu Palabra
para llegar a tener tu estatura perfecta.

Reconstruye los jirones de mi vida
y cimienta mi identidad sobre tus certezas,
para transitar desde hoy por un camino nuevo,
sobre el fundamento firme de la Roca eterna.

Quiero sepultar para siempre mi pasado
bajo el peso de tu gracia redentora,
y en novedad de vida estrenar la historia
que con tu mano escribirás desde ahora.


12 comentarios:

  1. "Esas viejas llagas que aún supuran
    y destilan su amargura empañándome el gozo,
    cúralas"
    Me regalas esa frase de tu plegaria para repetirla mil veces esta noche????
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Por supuesto, Gusmar, es tuya, repitámosla al unísono hasta que recibamos esa caricia sanadora de Su mano. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿es tuya esta poesía? es preciosa. Me quedo con el final: "y en novedad de vida estrenar la historia que con tu mano escribirás desde ahora."

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eva, me alegro que te haya gustado. Sin duda la última frase es la mejor, porque refleja la hermosa esperanza que tenemos. Un abrazo =)

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Me preocupa estar en un proceso de retroceso (válgase la rima);... pues tengo el ineludible indicio de andar despertándote en madrugada,...
    como antes,
    como un niño,
    perdón,...te amo.

    ResponderEliminar
  7. Que lindo Patricia, muy calido e inspirador este poema. Comparto contigo esa sensacion de desnudez delante de Dios, solo El conoce bien todo esos rincones que hay que sanar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Paty preciosa, dicen que la tercera es la vencida, así que espero que ahora si entre mi comentario. ¡Me encantó esta poesía! ¿es tuya? ¡wow! Me gustó la parte que dice: "...y en novedad de vida estrenar la historia que con tu mano escribirás desde ahora."
    ¡Qué hermosura! Me encantó mucho.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  9. Y "El peso de Su gracia" es el que nos ayuda a reescribir nuestras historias.

    Preciosa poesía... Aunque me gusta verlo como si fuera un salmo, porque me recuerdas a algunos de ellos en los que David partía su alma delante de Dios, reconociendo su necesidad vital de Él.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Brisa, que bueno que él sabe exactamente dónde está el problema..., a veces nos falta claridad pero él lo ve todo. ¡Eso es un gran aliciente! ¿verdad?

    ResponderEliminar
  11. Isa, a mi también me gusta esa frase porque me da la idea de una página que se voltea, dejando atrás todo lo viejo y comenzando un nuevo camino, una hoja en blanco... ¡cuántas posibilidades encierra una hoja en blanco!

    ResponderEliminar
  12. David, ¡es verdad! Nunca lo había visto de esa manera, un salmo. Me gusta eso de "necesidad vital"..., eso es, ni más ni menos.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.