05 septiembre, 2012

Teresa

Bienaventurada Teresa,
porque entre los pobres hiciste tu casa.

Bienaventurada,
porque a los que lloran brindaste consolación.

Bienaventurada Teresa,
porque con los mansos heredarás la tierra.

Bienaventurada,
porque te compadeciste del dolor.

Bienaventurada Teresa
por misericordiosa.

Bienaventurada
por tu limpio corazón.


Bienaventurada Teresa,
gózate y alégrate,
grande sin duda es hoy tu galardón.


Se reúnen para despedirte
los representantes de la humana realeza.
Gobernantes y altos dignatarios,
los poderosos de la tierra.

Pero...

Ya no puedes verlos, Teresa,
esta vez no acudirás a la cita.
Tienes audiencia con el Rey de gloria
y él tiene para ti una corona de vida.

Escrito el 5 de setiembre de 1997


28 julio, 2012

Gracias I

Gracias por la música que acompaña mis pasos esta mañana.

Gracias por el ritmo sostenido, la cadencia renovada con cada paso, con cada impulso, con cada latido.

Gracias por la música que resuena en mi interior, más allá de mis oídos, más allá de mis sentidos, en lo más profundo.

La música del alma
atravesada por tu amor,
renovada por tu vida,
impulsada por tu aliento,
abandonada a tu abrazo,
cautivada por tu voz.

21 junio, 2012

Flor




Aún en el desierto
más árido 
puede nacer una flor
si tu gracia la sustenta.


05 abril, 2012

Cruz

Antes de que podamos ver la cruz como algo que fue hecho para nosotros (lo cual nos conduce hacia la fe y la adoración), tenemos que verla como algo hecho por nosotros (lo cual nos lleva al arrepentimiento). "Solo la persona que está dispuesta a reconocer su parte en la culpa de la cruz -escribió el canónigo Peter Green (Watchers by the cross, p. 17)- puede ser partícipe de la gracia que ella proporciona". 
John Stott, La Cruz de Cristo, Ed. Certeza.