27 septiembre, 2009

A salvo

Cuando el temor y la soledad me toman por asalto

y la desesperanza gana mi corazón angustiado,

aquí estás, siempre dispuesto

a protegerme y tomarme entre tus brazos.


¿Qué haría sin ti, mi Jesús amado?

El sendero es tan oscuro y escarpado...

sin tu luz que lo alumbre, sin el sostén de tu mano

sería imposible atravesarlo.


Pero cierro mis ojos y puedo sentirte aquí, a mi lado,

dulce presencia que me inunda poco a poco

como una caricia, como el rocío,

una corriente que fluye muy despacio...


Seca mis lágrimas con el dorso de tu mano,

quiero apoyarme en tu hombro y

descansar en tu regazo,

segura y protegida por tu poderoso brazo

puede bramar la tormenta... ya estoy a salvo...




6 comentarios:

  1. Y esa es la mejor esperanza...estamos a salvo!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Así es querida amiga, a salvo en sus brazos... Gracias por pasar siempre por aquí. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Preciosa poesía Patricia, mejor aún que sea una realidad en nuestras vidas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Eva, y sí, coincido en que lo mejor es que sea una realidad en nuestras vidas, aunque a veces seamos proclives a poner los ojos en las circunstancias y no en él ¿verdad? Pero estamos aprendiendo y él es tan paciente... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encantó tu poesía querida Patri, no cabe duda que tienes alma de poeta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Isa, me alegro que te haya gustado. Un abrazo =)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.