25 septiembre, 2009

Cerca

…la gente se acercaba a él. Marcos 2:13

¿Qué hacías para que la gente se te acercara? ¿Qué era lo que los atraía? ¿Qué es lo que hacía que dejaran todo para seguirte?


Sin duda, muchos te seguían por lo que hacías, por los panes y los peces, las sanidades, las liberaciones.


Otros tal vez te seguían por lo que representabas: la libertad de un pueblo oprimido.


¿Cuántos serían los que iban solamente tras el hacedor de milagros o el líder político? ¿Cuántos te veían tal como eras? Muchos de los que integraban esa multitud fueron los que más tarde pidieron tu cabeza. Sólo unos pocos permanecieron y, aún la mayoría de ellos, huyeron en el último momento.


¿Qué es lo que hace que me acerque a vos? ¿Voy solamente tras el hacedor de milagros? ¿Sólo me acerco en actitud de demanda para que mis necesidades sean suplidas? ¿Te sigo sólo porque reconozco mi necesidad y tu capacidad de liberarme de mis fracasos, errores y pecados?


En parte sí, porque sé que dependo de vos para esas cosas. Pero eso no puede ser todo, no debe ser todo.


¿Qué hizo que unos pocos permanecieran, aún cuando, a sus ojos, ya no podías darles lo que necesitaban?


Ellos te amaban, te amaban más allá de lo que pudieras darles. Te amaban aunque no les dieras nada nunca más. Ya habían recibido lo más precioso, y eso era suficiente.





3 comentarios:

  1. "Lo más precioso y eso era suficiente.."

    Diría Beth Moore :"Jesús...solo Jesús"

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gustó ésto: "ellos te seguían aunque sabían que ya no les podrías dar algo porque te amaban" Esta es la clave mi preciosa Patri:¡Amar al Señor! Cuánto lo necesitamos día a día en nuestro diario vivir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Betty, Isa... ¿qué más podemos pedirle si ya nos lo ha dado todo? Somos muy bendecidas. Las quiero. Besitos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.