19 noviembre, 2009

Primero

“...buscad primero el Reino de Dios...” Mateo 6:35


Necesito parar, hacer un alto, retirarme al aposento alto, solos vos y yo.

Necesito buscar fortaleza en tu presencia. No me sirve el hacer, necesito primero ser.

Todo el peso que siento sobre mí no debería lograr detenerme porque tu yugo es fácil y ligera tu carga. Pero para poder llevarla y que realmente sea fácil y ligera necesito de tu fuerza.

Fuiste muy claro cuando dijiste que separada de vos no podría hacer nada.

Sin embargo estoy haciendo en mis fuerzas, estoy empujando sola... y estoy cansada.

No tiene porqué ser así.

No tengo porqué llevar el yugo sola si vos estás dispuesto a llevarlo conmigo.

Siento que me estoy secando poco a poco y me doy cuenta que es porque he descuidado lo esencial: mi comunión con vos. Pero no quiero venir con una larga lista de oración.

No.

Quiero buscar tu rostro, nada más.

Quiero ir a tu presencia y solamente decir... “Señor, te necesito”.

Te necesito a vos.

Nada más.

Solamente a vos.

Nada más ni nada menos que a vos.

Y todo (todo, todo) lo demás vendrá por añadidura...



3 comentarios:

  1. Y yo comparto esa misma sed, esa necesidad...
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
  2. ¡Que siempre tengamos hambre y sed de Él!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Betty, Isa, queridas amigas a la distancia. Me alegro de verlas por aquí. ¡¡¡Les mando un gran abrazo!!!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.