22 febrero, 2009

Dependencia

Todo depende de vos, de tu poder.
Cada día tengo que recordármelo, cada mañana, para sobreponerme a esta debilidad.
Es entonces cuando se cumple lo que decía el apóstol: "cuando soy débil, entonces soy fuerte".
Fuerte por tu fuerza y no por la mía.

Dependencia total.

Dependencia que implica libertad, verdadera libertad, la del espíritu.

Libertad para acceder a tu trono y encontrar allí socorro.
Libertad para sentarme junto a vos en los lugares celestiales.

Y gozo.
Gozo que no depende de las circunstancias, y que es también fortaleza.

Y paz.
Paz en medio de la tormenta. La posibilidad cierta de acurrucarme en tus brazos y dormir plácidamente en medio del embate de las olas.

Y amor.
Amor perfecto y sacrificado. Amor que me amó primero, aún antes que yo misma pudiera llegar a amarte. Amor que se entrega, se da, se derrama como una ofrenda.

Amor constante, fiel. Tu amor. Tu amor por mí.

Esa clase de amor que te sostuvo en dónde los clavos no hubiesen podido.

Amor eterno.



5 comentarios:

  1. Patty, me ha encantado este poema, me veo reflejada en varios de los versos, este en especial me llegó mucho: "Todo depende de vos, de tu poder.
    Cada día tengo que recordármelo, cada mañana, para sobreponerme a esta debilidad."
    Como tu, dependo totalmente de El.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Wow! Ahora sí estoy de plácemes. Paso con Brisita, encuentro un precioso poema. Paso contigo...¡un poema lindo que me dice que Él me ama! ¡Qué afortunada soy al tener amiguitas así!.
    El Señor te continúe cubriendo con sus alas.

    ResponderEliminar
  3. "Todo depende de ti" son las primeras palabras con las que me encuentro de nuevo al regresar a tu blog mi querida Patricia, y sí que son palabras a las que nos tenemos que aferrar y confiar y más ahorita por lo que está sucediendo a nuestro alrededor, según me comenta Alí Reyes.
    Sólo de nuestro Dios dependen todos los acontecimientos.
    De nuevo te envío mi cariño.

    ResponderEliminar
  4. Querida Brisa, nada mejor que apoyarnos en el Fuerte cuando vienen días de debilidad; él no nos dejará caer. Un abrazo a la distancia.

    ResponderEliminar
  5. Querida Isa, siempre es una alegría encontrarte por aquí. Es como vos decís, en estos tiempo que corren sólo nos queda aferrarnos de la única Roca inconmovible. ¡Te abrazo!

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.