15 febrero, 2007

Ayer fue San Valentín

Señor, tú lo sabes todo: tú sabes que te quiero. Juan 21:17

Es lindo cuando escuchamos que alguien a quien amamos nos dice que nos quiere. Por más que estemos seguros de su amor, por más que sea algo que se da por sentado. Es lindo oírlo decir. Es lindo que venga, nos abrace y nos diga que nos quiere, que nos ama, que nos necesita. Por más que ya lo sepamos, aún si lo supiéramos todo, como Jesús.

Él lo sabe todo, él ve lo más profundo del corazón, donde no se le puede mentir y todo está expuesto a su mirada. Él sabe aún aquello para lo cual no encontramos palabras. Pero, aún así, él quiere escucharlo decir. Él espera escuchar nuestra voz diciéndole: te amo, te quiero, te necesito. Y, lamentablemente, muchas veces se queda esperando.

Muchas veces nos acercamos a él con una larga lista de pedidos, con escaso tiempo y demasiadas urgencias. Entonces olvidamos lo importante. Nos olvidamos de adorarlo. Nos olvidamos de decirle al oído: te quiero. Olvidamos expresar claramente que nuestro amor va más allá del resultado de nuestras peticiones. Olvidamos que amarlo debe estar antes que cualquier demanda. Porque tener esos tiempos de amor con él es la única forma de ser uno en espíritu; la ocasión para que nuestro espíritu y el suyo se toquen y se detenga el tiempo en medio de la eternidad.

2 comentarios:

  1. Anónimo1:25 a. m.

    y lo increible,...
    es q el tiempo se detiene en medio d la eternidad...
    solo para que Dios se incline a nosotros, y nos llene de su amor...
    gracias por el post
    Lu

    ResponderEliminar
  2. Mamá: Soy yo, tu gatito mimoso...
    Me encanta como escribis, gracias por que me enseñaste a hacerlo, tu herencia es la más valiosa del mundo. Tu herencia es la verdadera herencia, por eso no existen testamentos para esas cosas, serían demasiado largas de redactar. Al menos en nuestro caso, me pongo a pensar, si un abogado tendría que escibir un testamento con el amor que nos dejas de herencia, con tantos besos y caricias, con tantos mimitos y abrazos, con tanto amor...no terminaria nunca pobre hombre! Y pienso también, ¿Cuál de los tres se llevaría tus chirlos?
    Te amo! mucho!!!!!
    El 14 de febrero es solo una fecha más, el sol no tarda menos en esconderse...y el día de la madre...hay muchos días de la madre...diferentes.
    El mío, es el 31 de octubre.
    Y si festejo solo que me digan loco!
    Te amo!
    Nels
    http://nels-on-line.blogspot.com

    ResponderEliminar

Gracias por pasar por aquí. Te invito a dejar tu comentario, las semillas enriquecedoras, llegadas de otros campos, siempre son bienvenidas.